¿Cómo son los líquenes?

Existe una gran diversidad morfológica en el talo de los líquenes (biotipos):

Un talo filamentoso está constituido por una maraña de filamentos finos y de aspecto lanoso.

filamentoso

Un talo pulverulento es aquel que está constituido por una capa pulverulenta sobre el sustrato.

pulverulento

Un talo crustáceo se encuentra parcialmente incrustado en el sustrato, y por tanto no puede separarse de él sin romperlo.

crustáceos

Los líquenes gelatinosos tienen una textura flexible y pulposa al encontrarse hidratados, llegando a ser traslúcidos.

Gelatinosos

Los talos escuamulosos se encuentran más o menos profundamente adheridos al sustrato pero presentándose como pequeñas escamas.

escuamulosos

Un talo foliáceo presenta aspecto de lámina o muchas láminas. En este caso sí se puede separar fácilmente del sustrato, al que está unido a través de estructuras de fijación especializadas (rizinas, arrugas u ombligo).

foliáceos

Los líquenes fruticulosos presentan aspecto de pequeños árboles, más o menos ramificados y su tamaño puede variar desde unos pocos centímetros hasta varios metros.

fruticulosos

Y finalmente, los líquenes compuestos están formados por un talo primario, que suele ser escuamuloso, y por un talo secundario fruticuloso.

compuestos

(Adaptado de León Arencibia y col., 1985 y modificado parcialmente).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s